El Chi

En el caminar Chi, nuestra rima de parvulario sería algo como esto:

• La mente crea la alineación

• La alineación permite la inclinación

• La inclinación mueve la columna

• La columna mueve la pelvis

• La pelvis mueve las piernas

• El cuerpo avanza

Para crear el modo de caminar que beneficie a todo tu cuerpo, necesitas iniciar un l proceso con tu mente. Otro nombre para el Caminar Chi podría ser “el caminar inteligente”, porque tu mente educa a tu cuerpo cuando caminas, y mientras, a su vez, este informa a tu mente recíprocamente.

El Caminar Chi tiene que ver con el dominio del caminar convirtiéndolo en una práctica diaria a través de la cual aprenderás no solo habilidades para moverte con eficacia sino también el modo cómo dirigir y transformar tu energía. El movimiento consciente junto con el libre flujo de energía a través de tu cuerpo te permitirán mantenerte saludable y vibrante durante toda tu vida, además de convertir tu caminata en el más completo programa de acondicionamiento físico-mental.

El Caminar Chi sigue el ejemplo del Tai Chi, que está basado en el estudio de la naturaleza y el movimiento de los animales.

Para que el Chi pueda fluir a través de tu cuerpo, debes abrir antes las vías por las que ha de transitar para circular libremente.

Adicionalmente, cuando tienes el cuerpo alineado, lo estás también con las fuerzas de la naturaleza. La gravedad se convierte en tu aliado, y tu cuerpo se convierte en un conducto para que el Chi de la naturaleza entre en ti. Cuando establezcas las condiciones adecuadas para que el Chi fluya, este lo hará, no lo dudes.

El caminar inteligente: la nueva modalidad

Apenas estamos comenzando a meramente arañar la superficie del fenómeno conexión mente-espíritu sobre la que todo el mundo habla. Cuando aprendemos algo profundamente y de forma exhaustiva a través de nuestro cuerpo, abrimos una puerta a la comprensión mental, emocional e incluso espiritual, que puede ayudarnos a desarrollarnos como seres humanos.

En la búsqueda de la comprensión humana y la evolución a través del movimiento del cuerpo.

¡Qué obra de arte es un el ser humano! ¡Qué noble su razonar! ¡Qué infinitas sus facultades! ¡En su forma y movimientos!

¡En la acción, como un ángel!

¡En la aprehensión, como un Dios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s