Fases ante una situación de crisis

Fase de impacto

Ante un hecho fuertemente estresante, es probable que una persona tenga una respuesta de “lucha o huida”. Este tipo de respuesta prepara el cuerpo para la actividad y produce cambios.

Se pueden presentar otras reacciones orgánicas como temblor de los labios y de las manos, trastornos estomacales, náuseas y escalofríos.

Algunas reacciones de los sujetos en esta fase son las siguientes:

– Emociones: negación del hecho, tristeza, rabia o incredulidad.

– Cognitivas: embotellamiento del pensamiento, deterioro de la capacidad de concentración y memoria.

– Orgánicas: gran activación, en general: ritmo cardiaco y demás reacciones propias del estrés.

– Motoras: bien hiperactivad o bien hipoacticidad extremas.

Fase de reacción

La característica más llamativa de esta fase es que los sentimientos perturbadores que previamente fueron reprimidos o negados salen ahora a la superficie.

Estos sentimientos pueden ser tan abrumadores que dejen a la persona inerme. Es importante que estos sentimientos puedan aflorar.

• Fases

– Temor a regresar al lugar del evento.

– Pesadillas, ansiedad, desasosiego, insomnio.

– Tensión muscular, temblores y reacciones de sobresalto.

– Aumento de la irritabilidad y aislamiento; depresión.

– Pensamientos perturbadores acerca de la superviviencia, la culpa.

• Reacciones:

– Culpa y autorreproche por lo ocurrido.

– Enfado y odio, relacionados con la reacción anterior y que surgen de la propia frustración.

РPe̱a y dolor, con gran tristeza.

– Evitación de todo lo que tenga que ver con lo sucedido.

– Consideración y negativa y derrotista del mundo.

– Reacciones fisiológicas propias de un estado de estrés y ansiedad sostenidas en el tiempo.

– creencias del que el mundo es imprevisible e incontrolable.

Fase de reorientación

Las reacciones ya no son tan intensas como antes y, aunque el dolor persiste, ya se puede sobrellevar. Se vuelve a sentir interés por la vida diaria y se hacen planes de futuro.

En esta fase, la persona consigue estructurar e integrar de una forma racional el acontecimiento vivido, recuperará su actividad normal poco a poco e, incluso, enriquecerá su repertorio personal para afrontar nuevas crisis. Si no es así, el paciente podría derivar en diversas patologías psicológicas que precisarán un tratamiento especializado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s