El entrenamiento invisible

No olvide el descanso y la recuperación después de los entrenamientos, pues es el momento de las adaptaciones en el organismo y ayudará a aumentar las capacidades físicas.

A continuación te presentamos una serie de factores que facilitarán tu recuperación:

El SUEÑO: Se considera como el medio natural imprescindible y a su vez más efectivo para acelerar y favorecer la recuperación, según la mayoría de los autores. En él se regeneran las células gracias a la eliminación de residuos del metabolismo del cerebro, lo que protege del cansancio. Durante el sueño se aumenta la secreción de la hormona del crecimiento, necesaria para la recuperación celular.

MEDIOS FÍSICOS:

Tras la realización de la actividad física, es conveniente establecer un adecuado trabajo de estiramientos que favorecen la recuperación de los tejidos activos sometidos a movimiento.  Cuanto más intenso sea el esfuerzo, más importantes son los estiramientos, teniendo en cuenta las siguientes consideraciones,  entrenamiento continuo: se efectuarán  estiramientos al final del mismo ya que contribuyen, de manera decisiva,  a eliminar contracturas y rigideces musculares; entrenamiento aeróbico de larga duración: efectuar movimientos relajados a favor de la gravedad para favorecer  la redistribución del flujo sanguíneo, entrenamiento de tipo anaeróbico:  recomendable estiramientos de forma secuenciada, pasivo con cuidado y lentitud, transcurrido un tiempo,  estiramiento pasivo de mayor intensidad.

LA NUTRICIÓN: Al finalizar el ejercicio, el organismo está muy receptivo para rellenar esos depósitos vaciados, es el momento idóneo. Si le proporcionamos, en ese momento, los nutrientes esenciales, favoreceremos la recuperación.  ¿Qué cantidad y tipo de nutrientes debe contener?. Los depósitos  de glucógeno, es necesario que estén repletos para tener energía en el siguiente esfuerzo.  Por otra parte, el tejido muscular es quien produce el movimiento, se contrae, recibe tensiones y sufre. Durante la fase de recuperación posterior al ejercicio, se repara el tejido para seguir manteniendo el tono muscular y evitar su degeneración. Para esto el organismo utiliza los aminoácidos provenientes de las proteínas y realiza una función plástica. Por tanto, necesitamos los carbohidratos para reponer la energía y las proteínas para los procesos de recuperación muscular. Sin los carbohidratos nos quedamos sin energía y sin las proteínas el tejido muscular se degenera, pierde tono muscular se vuelve débil, y no genera la fuerza necesaria.

PREPARACIÓN PSICOLÓGICA: El trabajo psicológico debe y puede centrarse en la manipulación de variables psicológicas relevantes, tales como la motivación, el estrés, la autoconfianza, autoestima, estados de ánimo, nivel de activación…… Todos, de una u otra manera, realizamos este tipo de preparación, A veces, basándonos en nuestra propia experiencia, otras veces a través de consejos. Muchos  deportistas no necesitan realizar una preparación psicológica especifica para mejorar estos aspectos porque han aprendido por si mismo a controlar estas variables y son capaces de “autorregularse” para rendir mejor.

Fuente: Go Triatlon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s