Hablar por necesidad

Reconozco que he pasado temporadas hablando por los codos, que le vamos hacer, uno se deja influenciar a veces por lo que cree es normal.

Cuando las circunstancias lo requieran es aconsejable permanecer alerta pendiente de una escucha, me has enseñado tú. En muy pocas ocasiones aplicar el buen término intermedio, me ha permitido sentirme cómodo. Si tengo que elegir una actitud me decanto por obedecer órdenes donde realmente me he encontrado mucho más cómodo, eso ha sido posible guardando silencio. Con lo fácil que hubiera sido hacer desde el principio lo que se debía.

Que decir ante el hecho de que muchas veces solo abrimos la boca para evitar el silencio, esto lo dejo para aquellos que pretendan ganarse la vida con su voz o en el mejor de los casos necesiten sobrevivir.

Ahora mismo, por ejemplo, mientras escribo estas líneas, rodeado del amplio dispositivo de voluntarios de la Cruz Roja en un preventivo, me doy cuenta de cual es mi verdadera vocación. ¿Es realmente curioso adivinar como soy el único que prefiere escribir?. Empiezo a impacientarme al notar como aumenta mi necesidad de hablar con los demás, me reprimo y lo controlo. Me sentiría como un estraño sino fuera porque aquí, afortunadamente cada uno tiene su manera libre de sobrellevar esta tarea.

Por supuesto, ya me había percatado d que el centro del mundo está muy lejos de mi alcance, me hago con el control de este texto, que para mi ya es un logro con todo el ruido al que me expongo en repetidas ocasiones, muchas veces sin necesidad. Nos equivocamos la mayoría de las veces al creer que a los demás les importa en exceso nuestras acciones, te sorprenderías lo fácil que es pasar desapercibido, cierra el pico. De cualquier manera me gusta está dinámico pendiente del momento preciso en el que me levanto incorporándome al dispositivo de emergencias, la noche está transcurriendo con absoluta tranquilidad. Quien sabe, igual lo ponga de moda el ir con una libreta y un bolígrafo escribiendo, sería ridículo. Algun@s me miran, levantando la cabeza y oigo una voz que me pregunta, ¿estás escribiendo?. Con todos los compañeros que aquí hay posiblemente podría hablar hasta la saciedad, es algo que con mi media naranja Eva queda por fortuna correctamente establecido en la medida exacta, vida sencilla en pareja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s