Bañarse con el Covid-19

La ciencia ha revelado la escasa supervivencia de los coronavirus en el agua – en el mar o en piscinas cloradas – pero incidiendo en la importancia de evitar las aglomeraciones en las zonas de baño y de mantener en esas aéreas las mismas medidas preventivas, sobre todo de higiene y distancia.

El SARS-CoV-2 no tiene ninguna opción ni en la playa ni en la piscina.

España afronta el fin de curso y el inicio de las vacaciones de verano y avanza en sus diferentes fases de desescalada y movilidad y sus casi 8.000 kilómetros de costa constituyen una de las bases más sólidas sobre las que se asienta el sector turístico, que representa un 15% de riqueza nacional.

“Paciencia”; es la palabra a emplear para evitar aglomeraciones y de que los veraneantes atiendan las recomendaciones y las normas de los municipios a los que se desplacen para que disfrutar de esos espacios sea, además de posible, una acción “solidaria”.

España, vive en buena medida del turismo de playa y en los próximos días va a reabrir sus fronteras. Sería una noticia nefasta para el sector que surgiera un brote en una playa.

Es muy poco probable infectarse con este virus por estar en contacto con el agua durante las actividades recreativas habituales, pero también es cierto que esas actividades implican un relajamiento en las medidas recomendadas de distanciamiento social.

Si puede ser mayor la supervivencia de este coronavirus en otros medios acuáticos, como los ríos, los lagos, las presas o las pozas. Aún así los patógenos de este virus son los que peor sobreviven en el agua, el riesgo es que haya gente cerca y lo transmita.

Lo principal es limitar el aforo para evitar las aglomeraciones, con la suma importancia de vigilar y desinfectar las partes exteriores de la piscina – los bordes o las tumbonas – y ducharse siempre antes del baño y hacerlo incluso con jabón.

La ciencia ha corroborado las evidencias que existen sobre la propagación del coronavirus en medios acuáticos, y la tecnología ha desplegado un arsenal de innovaciones (apps, drones, videosensores o cámaras conectadas a redes 4G) para evitar precisamente lo que los científicos y las autoridades quieren evitar: las aglomeraciones.

Fuente: La Provincia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s