Técnicas de control de la ansiedad para el propio socorrista

1. Relajación

1.1. Concepto
Una técnica de relajación es cualquier procedimiento cuyo objetivo es enseñar a una persona a controlar su propio nivel de activación sin ayuda de recursos externos.

La base de las técnicas modernas de relajación tienen su origen en los procedimientos de meditación.
La relajación en sentido estricto constituye un proceso psicofisiológico de carácter interactivo, donde lo fisiológico y lo psicológico no son simples correlativos uno del otro, sino que ambos interactúan siendo partes integrantes del proceso como causa y como producto.

Cualquier definición de relajación debe hacer referencia necesariamente a sus componentes fisiológicos, subjetivos (informes verbales de tranquilidad) y conductuales (estado de consciencia motora) así como de sus posibles vías de interacción e influencia.

1.2. Aspectos implicados en la activación
La tensión o activación, en especial la activación emocional, puede estar producida por aspectos muy variados, como:
Pensamientos (“tengo que enfrentarme a una clase de matemáticas)
Condiciones externas ( humos, ruidos, calor, etc)
Las propias actuaciones o cunductas (no he respetado un stop y he estado a punto de provocar un accidente).
Es más, esta tensión puede provenir no sólo de eventos aislados, sino de eventos mantenidos o situaciones que se repiten sistemáticamente (malestar en el trabajo, discusiones constantes con la pareja…).

1.3. Efectos de la Relajación
Alternativamente, los informes subjetivos de las personas en estado de relajación señalan cambios peribidos en los niveles de tensión y ansiedad, destacándose una sensación especial de confort y tranquilidad, aspecto que probablemente sea el más rápido y más fácilmente perceptible y sin duda uno de los más importantes. Es decir, se produce un cambio general en el organismo, con consecuencias tanto más importantes cuanto más sistemáticamente haya sido la utilización de la relajación.
La tensión puede controlarse bien dirigiéndose a modificar directamente la activación fisiológica inicial y/o su mantenimiento, bien modificando los efectos que los pensamientos, situaciones, conductas, etc., tienen sobre ella.

1.4. Mecanismos fisiológicos de la relajación
Parece que hay acuerdo en señalar al sistema límbico como determinante en el desarrollo y control de la actividad emocional, pues por un lado actúa integrando las señales de la estimulación interna y externa, y por otro, en el control de la activación cortical de corte emocional.

1.5. Relajación progresiva
Tensando y relajando sistemáticamente varios grupos de músculos y aprendiendo a atender y a discriminar las sensaciones resultantes de la tensión y la relajación, una persona puede eliminar, casi completamente, las contracciones musculares y experimentar una sensación de relajación profunda.

1.6. Relajación a través de la evocación
Este procedimiento no requiere que el paciente produzca tensión muscular, sino que se basa en la concentración del paciente, en cualquier tensión de un  grupo determinado de músculos y evocación de las sensaciones relacionadas con la distensión. Después de que el paciente evoque la sensación de distensión durante 30-45 segundos el terapeuta le pedirá que haga la señal convenida si reconoce el grupo de músculos en cuestión relajado.

1.7. Relajación por evocación con recuento
Este procedimiento se incluye al final de una sesión de evocación que tenga éxito justo antes de terminar el terapeuta informará al paciente de que va a emplear un nuevo procedimineto que va a permitir que la relajación se haga más profunda. El terapeuta irá contando de uno a diez y mientras lo hace el paciente deberá relajar más y más los músculos. El terapeuta cada vez que cuente un numero debe hacer referencia a un grupo de músculos.

1.8. Relajación por recuento solo
Este procedimiento se empeará una vez que el paciente ha superado la evolución. Si al final del procedimiento de recuento el cliente indica que continúa alguna tensión, se localizará y el cliente tendrá que eliminarla a través de la técnica de evocación, o en caso de que esto fallara a través de la tensión y distensión, ya no serán necesarias dos sesiones de relajación al día, y con una bastará.

1.9. Relajación diferencial
La relajación diferencial se basa en el principio de que solamente deben ser tensados aquellos músculos directamente relacionados con una actividad y solamente hasta el grado requerido por una realización eficiente. El procedimiento consiste en la identificación de la tensión se aprende mediante la relajación progresiva. Luego la relajación de los músculos tensos se puede relaizar por medio de ciclos de tensión-distensión o por evocación.

1.10. Relajación condicionada
El objetivo de la relajación condicionada es permitir al cliente conseguir la relajación como respuesta a una señal autoproducida. En este procedimiento se entrena primero al cliente en la relajación progresiva y luego se le enseña la asociación entre el estado producido por una relajación profunda y una palabra señal autoproducida tal como “tranquilidad”,”control” o “relax”.

1.11. Dificultades en la relajación y posibles soluciones
Una falta de relajación puede ser debida a ir demasiado rápido a través de cada grupo muscular, a dejar poco tiempo para discriminar las señales de tensión y relajación. Un cliente puede informar falsamente de que está completamente relajado. Puede hacer esto para agradar al terapeuta o para intentar acelerar el tratamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s