Prácticas Rescate Acuático con Gafas y Tubo de Buceo

Resumen:

Se propone el posible uso de las gafas y tubo de buceo como equipo de protección individual para el socorrista en el rescate en el medio acuático como barrera física de protección entre los ojos, nariz y boca del socorrista y las vías aéreas de la persona rescatada.

Para ello se realizan unas prácticas en la mar con dos socorristas acuáticos con el objetivo de estudiar y practicar la viabilidad y conocer las ventajas e inconvenientes de la medida propuesta.

Material:

✓ Gafas de buceo ( abarcan ojos y nariz ) ✓ Tubo de buceo

✓ D.F.R.

✓ Aletas

Metodología:

➢ Dos socorristas acuáticos de Cruz Roja practican deferentes rescates en sus fases de detección, equipamiento, entrada al agua, nado, aproximación, remolque y extracción. Se alternan roles entre rescatador y víctima simulando situaciones de víctima distres, activa y pasiva.

➢ Entrevista con un rescatador de Helicóptero de Salvamento Marítimo, personal de rescate que incorpora este material en sus intervenciones y entrenamientos en el ámbito del rescate marítimo.

Resultados:

➢ En la fase de equipamiento, el socorrista debe tener en cuenta que debe equiparse con dos elementos más a los habituales, las gafas y el tubo, sumando estos a las aletas y al DFR.

➢ En la fase de nado el aire es inhalado y exhalado por la boca, a diferencia de la natación habitual en que el socorrista exhala por la nariz, esta circunstancia puede provocar la presencia de fatiga añadida en el socorrista.

➢ En las fases de aproximación, el tubo va a dificultar la comunicación por tanto se debe extraer de la boca siempre a una distancia no inferior a 2 metros de la víctima.

➢ La fase de remolque, principalmente de una víctima pasiva se debe hacer controlando en todo momento las vías respiratorias de la víctima, por lo que el uso de máscara y tubo protegen al socorrista de un posible contagio, no obstante esta fase supone un esfuerzo extra para el socorrista, que además acumula la fatiga de las fase de nado, la respiración a través del tubo puede incrementar esta fatiga al ser una respiración a la que el socorrista no está acostumbrado.

Conclusiones:

➢ El uso de las gafas de buceo y el tubo pueden reducir el riesgo de transmisión entre socorrista y victima en un rescate en medio acuático.

➢ La respiración en las diferentes fases del rescate se ve modificada con respecto a la respiración habitual y a la que el socorrista está acostumbrado lo que puede ocasionar una fatiga añadida.

➢ Al no ser un material al que el socorrista en playa está acostumbrado puede resultar molesto.

➢ Se deben tener en cuenta dos elementos más en las fase de equipamiento.

➢ En caso de presentarse una situación de una víctima sumergida estos elementos

pueden facilitar la detección de la víctima entre aguas o en el fondo.

➢ La comunicación entre el socorrista y la víctima se verá afectada.

➢ Es importante, en caso de incorporar esta medida la práctica y la formación del socorrista para añadir estos elementos en los rescates, principalmente para adaptarse a la respiración mediante el tubo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s