Traumatismo toraco

El traumatismo torácico incluye todo traumatismo sobre pulmones, caja torácica (costillas, esternón), mediastino, grandes vasos intratorácicos y corazón. Pueden ser abiertos o cerrados.

¿Qué debemos plantearnos ante un traumatismo torácico?

Primero el ABC de las emergencias y si la situación vital lo permite comenzaremos con una evaluación primaria.

Las manifestaciones clínicas habituales son: Respiración superficial y rápida, dolor torácico focal o localizado, cianosis, enfisema subcutáneo, ventilación asimétrica, todo ello en el contexto de un accidente o una agresión.

Exploración física

– Inspección:

• Evidencia de dificultad respiratoria

• Movimientos paradójicos en la pared torácica

• Heridas en la pared torácica o cuello

• Enfisema subcutáneo

• Venas cervicales distendidas o colapsadas

• Hematoma cervical

– Palpación: Localización del dolor (suele ser de características osteomusculares). Crepitación costal (sensación de tocar nieve).

– Auscultación pulmonar: Determinar la existencia de ruidos pulmonares asimétricos o disminuidos.

Fracturas costales

Son las lesiones más frecuentes en este tipo de traumatismo. Manifestará dolor torácico espontáneo o provocado por los movimientos respiratorios y por la palpación externa, lo que restringe la movilidad ventilatoria. Puede haber crepitación. Interesa conocer nivel de la fractura.

El diagnostico suele ser clínico, el 50 % de las fracturas no se visualizan en la RX inicial de tórax.

Tratamiento:

• Iniciar analgésico, Ibuprofeno 600 mg + Metamizol o Paracetamol – codeina.

• Se evitaran vendajes de la zona.

• Trasladaremos al paciente para realización de pruebas complementarias en Hospital.

• Es conveniente informar al paciente de que el dolor va a ser persistente; debe mantener una buena hidratación, abstenerse de fumar y en caso de complicaciones como fiebre, hemoptisis o dificultad respiratoria debe volver a urgencias.

Contusión pulmonar

Lesión muy frecuente en traumatismo de mediana y gran intensidad. Normalmente en relación con fracturas costales o tórax inestable.

Clínica: Insuficiencia respiratoria de grado variable.

Es el más frecuente y ocurre tras fractura costal que rompe la pleura. Clínica: Desde asintomático a insuficiencia respiratoria.

Neumotórax a tensión

Colapsa el pulmón, comprime y desvía el mediastino, dificultando el retorno venoso, pudiendo provocar hipotensión y parada cardiaca, por lo que precisa drenaje inmediato.

Neumotórax abierto: El colapso se origina al entrar aire desde el exterior.

Fractura de esternón: Requiere de procesos de alta energía para producirse, por lo que se suelen asociar a otras lesiones (lesiones miocárdicas, traqueobronquiales y de aorta).

Contusión cardiaca: Difícil diagnóstico clínico, suele asociarse a fractura esternón. Se debe valorar posible derrame pericárdico (Rx).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s