Rescate en playas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha catalogado el ahogamiento como un “problema de salud pública”, puesto que es una de las primeras causas de muerte a nivel mundial, a pesar de ser prevenible, y con mayor tasa de incidencia en niños y jóvenes (OMS, 2016).

El ahogamiento es un problema multisectorial y su prevención guarda similitud con otros programas existentes de salud pública (gestión de riesgos de desastre, salud infantil, etc), por lo que los gobiernos deben de darle mayor importancia a los programas de prevención de ahogamientos, así como su integración dentro de otros programas de salud pública (OMS, 2016).

Por lo tanto se hace necesario llevar a cabo estrategias de eficacia demostrada en diferentes ámbitos, como por ejemplo, el aprendizaje de técnicas de salvamento (OMS, 2016).

Cuando alguien comienza a ahogarse, el resultado suele ser fatal. La supervivencia, a diferencia de otro tipo de lesiones, como los traumatismos, suele estar centrada, en casi todos los casos, en el propio lugar del incidente, y ésta dependerá de dos factores muy variables (OMS, 2016):

– La rapidez con que se saque a la persona del agua.

– La prontitud con la que se le practique una reanimación apropiada.

Los socorristas acuáticos juegan un importante papel en la protección de los usuarios de espacios acuáticos. Aportan información vital a los usuarios sobre prevención de ahogamientos y otras lesiones, y en caso de que se den, asisten a estos usuarios en situaciones complejas y aplican los primeros auxilios cuando son necesarios, de ahí que el mensaje de seguridad en salud pública y de las organizaciones sobre seguridad recomienden escoger espacios de nado vigiladas por socorristas (Tipton & Wooler, 2016).

Como ya se ha dicho anteriormente el aprendizaje de técnicas de salvamento está considerada como una estrategia de eficacia demostrada en diferentes ámbitos. Esto hace referencia a que no sólo el socorrista acuático profesional debe de conocer y dominar estas técnicas, sino que, si hacemos caso a la OMS y determinamos al ahogamiento como un problema de salud pública, lo más adecuado sería que estas técnicas fueran conocidas por la mayor parte de la población, puesto que no siempre va a estar presente un socorrista acuático cuando sea necesario.

Fuente: Sociedade Brasileira de Salvamento Aquatico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s