Intervención en casos de crisis

En algunos casos, los intervinientes pueden dar con una persona que esté extremadamente agitada y aparentemente no puede calmarse.

Estas personas pueden constituir un peligro para si mismas y una amenaza para otras. La idea de suicidio, por ejemplo es un tema frecuente.

A pesar de que el apoyo psicológico no tiene el propósito de ser una solución para estas situaciones, es importante tener conocimientos para saber responder.

En todo caso, tener en cuenta con estas reacciones, que se pueden dar tanto a nivel cognitivo (negación, desorientación, confusión, …), como motor (hiperactividad, retraimiento, tartamudeo…) o fisiológico (opresión torácica, fatiga, tensión…), son respuestas normales provocadas por situaciones.

Es importante que la persona que presta apoyo muestre dentro de lo posible una actuación relajada, confiada y no amenazadora. Para contrarrestar la tensión que pueda existir, su función es ejercer una influencia acaparadora.

Debemos tener cuidado de no exagerar nuestra responsabilidad por el curso de los acontecimientos, ya que, en general, tendremos muy poco control sobre el resultado de la intervención. El objetivo será mantener la situación estable hasta que la persona tenga tiempo y recursos para recobrar la serenidad.

Procedimiento Básico

• Evaluar la situación.

• Establecer contacto.

• Identificar el problema principal.

• Abandonar los sentimientos y preocupaciones.

• Explorar estrategias alternativas para enfrentar la situación.

• Formular un plan de acción.

• Efectuar el seguimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s