Medidas a tomar ante los problemas

A. Evaluar los problemas
Los socorristas deberían tener en cuenta la seriedad de los problemas y el estado de la gente con la que trabajan, durante una conversación.

Algunas de las posibles cuestiones son:
¿Que pasó con esa persona?¿Que gravedad tienen las pérdidas?¿Qué importancia tienen los objetos perdidos?¿Puede esa persona sobrellevar el dolor?. Así, se pueden establecer prioridades y se pueden considerar formas de remediar los problemas.

B. Evaluar los recursos disponibles
Trás determinar los problemas y evaluarlos, es apropiado preguntar acerca de los recursos disponibles del superviviente. Con frecuencia, la persona tendrá unos recursos únicos y personales. Es útil explorar posibles formas de ayuda para los problemas de la persona, en su entorno familiar, gente próxima, amigos, el clero o médicos. A menudo, algunos recursos  se olvidan hasta que se mencionan en las charla.

C. Desarrollar e implementación de un plan
Normalmente, es mejor elaborar un plan con las personas involucradas. Una dificultad habitual para los ayudadores psicosociales es la tentación de intentar resolver todos lo problemas de la persona y asumir el control completamente. En lugar de eso, el objetivo debería ser ayudar a la gente a retomar el funcionamiento independiente, una meta que la mayoría quiere alcanzar.

Es de la mayor importancia evitar comprometerse ofreciendo servicios, materiales o soluciones que no es posible otorgar. Levantar falsas expectativas y experanzas es normalmente mucho peor que no ofrecer nada. Hay que recordar que el interés, la comprensión y la preocupación ofrecida son los elementos más importantes.

D. Seguimiento
Si es posible, habrá que hacer un seguimiento posterior, para ver cómo han ido evaluando los afectados, la reconstrucción de sus pérdidas materiales, y la elaboración de las pérdidas humanas. La gente ve esto como la mejor evidencia de la franqueza de los contactos.
Además se tendrá en consideración como medida efectiva de contención el afrontamiento de la situación.

E. Afrontamiento
Llamamos afrontamiento a la orquestación de habilidades cognitivas, emocionales y conductuales para manejar las demandas externas y/o internas excesivas para los recursos de los que se dispone.

El proceso de afrontamiento conlleva una valoración cognitivo-emocional, porque por una parte se requieren estrategias dirigidas a las demandas en sí, al problema objetivo, y otras dirigidas a las estrategias de afrontamiento, las cuales tienen un importante componente cognitivo, de procesamiento de la información, de manejo de los estímulos estresores. Es decir, lo que se afronta es la “realidad”, el afrontamiento implica un principio cognitivo de racionalidad práctica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s