1er Día como socorrista de playa

Hoy que empezamos nuevo mes y antes de que sigan sucediéndose más acontecimientos, he decidido volver a recuperar este texto con ustedes, dedicado a mis compañer@s de trabajo, que lo disfruten.

Hoy es mi primer día como bañista/socorrista acuático en la comarca.
Nos hemos reunido a las 9:30h, menos los que están librando, prácticamente toda la plantilla, en la sede del municipio.

Una vez conocidos los puestos asignados, nos repartidos en varios vehículos de rescate (4×4, furgonetas, ambulancias) que nos facilitan el desplazamiento a los respectivos puestos de trabajo. Durante un trayecto de apenas 15 min que para mí ha sido un rato agradable e inolvidable.

Hoy un poco antes hemos recibido el aviso de una primera emergencia, en lo que me quise dar cuenta ya estábamos en la ambulancia subidos realizando el servicio.

Por fortuna, pudimos desplazarnos con rapidez al lugar de los hechos y llevar a cabo la asistencia médica junto al soporte vital básico durante el recorrido hasta la clínica.

Mientras 2 técnicos continuaban con el servicio de ambulancia y terminaban el servicio, todos los demás nos dirigíamos a las playas.

A mi llegada al puesto central de coordinación en playa de todas las comunicaciones, compruebo que ya están establecidos los turnos en función de quien es el primero al que se le asigna la emisora.

También hoy es el día en el que se me asigna mi número personal para identificarme individualmente (oscar18).

Desde primera hora de la mañana ya cuento con las hojas que indican los códigos y mensajes a tener en cuenta para el inicio de la actividad de mi puesto asignado como socorrista.

Hago el primer turno en una de las torres situadas en la arena entre la caseta 5 y 6, una vez allí, los compañeros me explican el protocolo de apertura del puesto, entre otras funciones, y por cierto la que más ilusión me ha hecho es la de subir la bandera que en este caso ha sido de color amarilla, siempre bien acompañada de la bandera de la institución.

A partir de ese momento es cuando realmente siento que he empezado la jornada laboral, ya que aparece la sensación de responsabilidad al verte solo, tus aliados ahora son una emisora, el material de rescate, el botequín de primeros auxilios y material de soporte vital básico.

Me dispongo a probar la emisora con una prueba de audición. A continuación me pongo a revisar el material y limpio la torre (cristales, suelo). Todo queda registrado en hojas de control como la asistencia, cambios de turno, curas, etc.

Las condiciones meteorológicas y el estado de la mar del día no son malas a primera hora pero no hay bañistas en un perímetro de 1km, no obstante, al cabo de 20 min me doy cuenta de que soy más útil verificando el estado de la playa y del mar desde la arena.

Antes de abandonar la torre de control me pongo el uniforme corto, hago uso del material EPI, cojo el material de rescate (flopy) y comunico por la emisora que me dispongo a realizar vigilancia dinámica para verificar insitu el estado de las corrientes en la zona 0.

Durante la hora que he estado fuera de la torre he prestado gran atención entre otras cosas a las condiciones meteorológicas, he procurado conectar de forma visual con los caminantes, los cuales han aprovechado para hacerme algunas preguntas relacionadas con el transporte público local, distancias a recorrer y otros asuntos de interés recreativo.

La mañana transcurre con normalidad, varias preguntas en diferentes idiomas vuelven a surgir en por parte de los visitantes, justo antes de que la compañera me sustituya en la torre y que no vacilo a la hora de mostrar mi mejor versión en esta función informativa que también debemos prestar con empatía.

Las personas tienen interés en hablar con nosotros. Esto es posible siempre y cuando no hayan personas en la lámina de agua y las condiciones lo permitan, es primordial usar siempre el sentido común, para evitar malos hábitos.

En el cambio de turno me comenta el jefe de zona que dispongo de una hora y media de descanso para disfrutar de las instalaciones que se ponen a nuestra disposición y que un compañero me ha invitado a conocer. Después he comido y me he podido relajar en una sala alertas por si es necesario prestar algún servicio de asistencia sanitaria en caso de aviso, que no ha sido el caso.

Transcurrido el descanso, es momento de volver al puesto de la playa, esta vez para realizar yo el relevo de la torre de vigilancia. En esta ocasión es un turno menos prolongado.

Una vez de vuelta a la torre debo establecer contacto para hacer saber mi situación:
Yo: Me encuentro operativo en la torreta.

Durante la tarde el viento ha remitido y la nubosidad apenas ha dejado ver el sol, circunstancia que no me ha impedido conservar la sensación de alerta y vigilancia.

Durante mi salida a pie de la torreta, he recibido la bienvenida a la plantilla fija por parte del patrón que al pasar pilotando la moto de agua por mi zona ha reconocido mi silueta. Como forma habitual el patrón va acompañado de un socorrista en prácticas pero de servicios, algo que es habitual y que se lleva haciendo en la institución desde hace muchos años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s