Informe sobre riesgo pobreza y exclusión

España 2008-2018 / IX Informe 2019

El pasado 17 de octubre se conmemoró a nivel mundial el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Sólo en España, 12,3 millones personas (26,1% de la población) se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión social.

Se percibe una leve mejoría en la tasa general pero la pobreza ha aumentado ya que hay colectivos que no perciben dicha mejoría.

  • La pobreza severa crece en España: cuando la mejora económica no llega a todos. En España 2,5 millones de personas sufren privación material severa, según la Red Europea contra la Pobreza y la Exclusión.
  • El Indicador Europeo de Pobreza y Exclusión Social (AROPE) baja hasta el 26,1%, el séptimo peor de la Unión Europea.

Es el desolador panorama del informe presentado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN) que analiza los datos disponibles en Eurostat y el INE entre 2008 y 2018, y nos sitúa por encima de la media europea en casi todos los indicadores.

La sección española de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social presento el pasado miércoles en el Senado su 9º Informe sobre el Estado de la Pobreza.

Y eso se traduce en que, a pesar de que otros indicadores económicos como el PIB suban, hay millones de personas que no pueden encender la calefacción en invierno o comer carne, pollo o pescado al menos cada dos días; ni tienen capacidad para gastos imprevistos o para comprar una televisión o un teléfono móvil. Ni siquiera tener trabajo aleja la pobreza de nuestros hogares. Familias monoparentales, mujeres, niños y mayores de 65 años tienen mayor riesgo de pasar dificultades.

Entre 2008 y 2014 los índices de pobreza se dispararon. Comenzó después un lento descenso que en 2018 se ha frenado: el indicador europeo de pobreza y exclusión social (AROPE, que registra también la intensidad de empleo en los hogares ) baja menos de medio punto, hasta el 26,1%. Doce millones de personas en el precipio.

El año 2008 marcó el comienzo de una crisis que para algunos no ha acabado: el informe destaca que la reducción de la pobreza ha sido mínima este último año y se encuentra solo ocho décimas por debajo de su máximo histórico. Y la privación material severa se ha incrementado hasta el 5,4%, lo que significa que hay un 50% más de personas viviendo en la pobreza extrema en España que en 2008 (2,5 millones).

Mujeres y niños

Las mujeres registran las tasas más elevadas no solo en este índice combinado, también en privación material severa, baja intensidad de empleo en el hogar, pobreza severa y todas las variables relativas al mercado de trabajo.

Tener hijos también es un factor de riesgo de pobreza o exclusión: los hogares donde hay niños o adolescentes tienen tasas más altas que aquellos en los que sólo hay adultos. Y especialmente preocupante es la situación de los hogares monoparentales: la mitad de los padres o madres que se ocupan en solitario de sus hijos están en riesgo de pobreza.

 

Precariedad laboral

Otro de los índices analizados muestra que el 55,3% de los españoles tiene algún tipo de dificultad para llegar a final de mes y vive al límite de sus posibilidades.

Tener trabajo no es ya garantía de tener cubiertas todas las necesidades básicas: la tasa de pobreza entre las personas con trabajo se sitúa en torno al 14% desde el año 2014. No cualquier trabajo protege de la pobreza: ha aumentado considerablemente el trabajo a tiempo parcial, hay bajos salarios y contratos cada vez más cortos. La precariedad condena a los trabajadores a la pobreza.

 

Norte y Sur

La desigualdad territorial se hace evidente en este informe, que muestra una España dividida en dos mitades: las regiones del norte tienen tasas bajas en los indicadores de pobreza y exclusión y homologables con los países más desarrollados de la UE.

Por el contrario, las comunidades autónomas del sur muestran tasas muy elevadas, que pueden llegar a ser hasta 30 puntos porcentuales más elevadas que las del norte.

Si cogemos el indicador principal, el AROPE, las tasas más bajas son las del País Vasco y Navarra, con el 12,1% y el 12,6% respectivamente, y las más altas se registran en Extremadura (44,6%) y Andalucía (38,2%).

En los últimos cuatro años (2014-2018) un crecimiento del PIB de 3.840€, que equivale al 17,5%, sólo consiguió una disminución de siete décimas en la tasa de pobreza.

Entre las propuestas del organismo para intentarlo está establecer un sistema de rentas mínimas e incidir especialmente en las 30.000 personas sin hogar de nuestro país.

Fuente: Cruz Roja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s