Como actuar ante la violencia

En este post me extiendo un poco más de lo habitual, el tema a tratar ha sido uno de los más importante en mi larga carrera como socorrista, ya que refleja los valores que verdaderamente definen nuestra madurez ante situaciones de estrés.

A todos los profesionales del gremio del Socorrismo Acuático y especialmente en las playas nos ha ocurrido que en alguna ocasión hemos debido actuar de forma prudencial ante ciertos comportamientos agresivos por parte de algunos individuos, hasta tal punto que algunos han llegado a pensar en quitarse el uniforme, aun sabiendo que perdería su puesto de trabajo, para defenderse físicamente de la agresión. En la mayoría de los casos el proceso de actuación por nuestra parte siempre tiene que ser la de dar ejemplo, resolviendo el conflicto con rapidez y discreción. Se hace lo que se debe hacer, que es aguantar, pero la agresión no debería quedar impune, lo que se conseguiría con un colectivo profesional, fuerte y unido. En zonas públicas como nuestras costas puede darse el caso de encontrar alguna situación violenta de cualquier índole provocada por un acto irracional e injustificado hacia nuestra persona en forma de agresión verbal o física. La manera de actuar viene precedida por un código de conducta ético y moral, más aún en nuestro caso, ya que somos una entidad social dada a la ayuda y cooperación por y para el bien común. En todo momento hay que mantener las manos en la espalda, guardando la compostura profesional y sin replicar nada, cumpliendo las directrices del coordinador del servicio de Socorrismo por encima de nuestros criterios personales. La agresividad viene precedida por un cuadro de ansiedad al haber un desacuerdo o disconformidad por alguna de las acciones que deben ser adoptadas en aras de prevenir, alertar o socorrer, o simplemente para aconsejar o comunicar una advertencia o consejo; son muy variados los motivos que pueden desatar el conflicto. La diferencia entre los socorristas profesionales auténticos, los que están para ayudar, y los socorristas mediocres nada profesionales, está en sus valores y actitudes. Los primeros, los auténticos, están dispuestos a cumplir con sus obligaciones, a pesar de las dificultades, las ofensas y las críticas. Los segundos se esconden en escusas ante la mínima dificultad y no aguantan ni ofensas ni críticas. El Socorrismo del futuro se construirá con los auténticos profesionales, con socorristas como vosotros que no se rinden a la primera y que demuestran ser valientes sin ceder a la presión de los violentos. Según establece la ordenanza municipal de playas vigentes actualmente, se considerará como infracción MUY GRAVE a las indicaciones del servicio de Salvamento y Socorrismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s